dilluns, 7 de gener de 2013

retrons als mitjans

El paper de les persones amb diversitat funcional en els mitjans no sol anar més enllà de denunciar situacions que no haurien d'existir, individuals o col·lectives (ací, ací o ací), o de donar a conèixer noves ajudes tècniques que permeten comunicar-se, moure's... (per exemple ací). Per això, m'ha encantat trobar un blog a eldiario.es escrit per dues persones amb diversitat funcional (o retrons, com ells prefereixen anomenar-se) que porten vides normals, que parlen de la diversitat funcional sense sensibleries ni llàstima, amb naturalitat però sense resignació, amb sentit de l'humor i reivindicant els seus drets...

El papel de las personas con diversidad funcional en los medios no suele ir más allá de denunciar situaciones que no tendrían que existir, individuales o colectivas (aquí, aquí o aquí), o de dar a conocer nuevas ayudas técnicas que permiten comunicarse, moverse... (por ejemplo aquí). Por eso, me ha encantado encontrar un blog en eldiario.es escrito por dos personas con diversidad funcional (o retrones, como ellos prefieren denominarse) que llevan vidas normales, que hablan de la diversidad funcional sin sensiblerías ni lástima, con naturalidad pero sin resignación, con sentido del humor y reivindicando sus derechos...  
 
De retrones y hombres

Vos deixe uns fragments ací, però vos recomane que els seguiu al seu blog: de retrones y hombres.  

Os dejo unos fragmentos aquí, pero os recomiendo que los sigáis en su blog: de retrones y hombres.  

Como es bien sabido, existen una serie de humanos en nuestro planeta y en nuestro país que se ven rarunos. A algunos les faltan partes que los demás suelen tener. Otros parece que tienen todas las partes pero las menean de manera curiosa, como bailando house. O las movilizan despacito y sin brío. O simplemente no las mueven para nada. También los hay que poseen las partes estándar pero con diferentes tamaños o formas que las que solemos ver en la tele y en las revistas. Tenemos otros que no ven, o no oyen, o ninguna de las dos cosas, y por supuesto los hay que piensan raro... vamos, que su parte distinta viene a ser lo que denominamos cerebro. La lista es ciertamente extensa.

Sinceramente, hay muchas cosas que hacer que van antes que intentar modificar el lenguaje. Uno puede dedicar sus energías, su dinero y su tiempo a que la sociedad, en vez de llamarnos "minusválidos", nos llame "locomotivamente creativos", "chanantemente bailongos" o "personas con biomecánica interesante".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada